¿Vale la pena invertir en gafas graduadas caras?

¿Vale la pena invertir en gafas graduadas caras?

Las gafas graduadas originales de marcas prestigiosas no es que cuesten una minucia, pero sin duda alguna son una de esas inversiones que salen rentables rápidamente. Este artículo presenta las principales ventajas de las gafas graduadas caras y te ayudará a decidir si merece la pena apostar por ellas. 

¿Qué características poseen las gafas graduadas de alta calidad?

Las gafas graduadas de marca se fabrican con materiales de alta calidad, cuidando hasta el más mínimo detalle. Por lo tanto, después de varios años de uso, seguirán cumpliendo su función básica.

La clave del éxito consiste en elegir el tamaño adecuado de las gafas para que no limiten tu campo de visión. Los cristales graduados originales son totalmente seguros.

Principalmente, se recomiendan los modelos con lentes de policarbonato. Este fantástico material se caracteriza por una gran resistencia, por lo que será complicado que se rompan o se quiebren.

Últimamente hay mucho interés por las gafas graduadas con lentes que reducen el cansancio provocado por la luz azul. Son la opción perfecta para las personas que pasan mucho tiempo delante del ordenador.

¿Por qué valen la pena?

gafas graduadas
Photo by David Hurley

Las gafas graduadas caras son una buena elección tanto para adultos como para niños. En el segundo caso, es importante que las gafas estén hechas de materiales resistentes.

Sin duda alguna, las monturas de silicona serán la mejor opción para los más peques, ya que son muy elásticas. Para los niños más grandes, puedes elegir gafas con monturas de metal, ya que no se romperán aunque caigan de una gran altura.

Las gafas graduadas de marca también son muy cómodas de llevar. Para mucha gente, el diseño es otra gran ventaja de las gafas graduadas caras. Unas monturas elegantes pueden ser la base de un estilo la mar de interesante. 

¿Cuánto cuestan las gafas graduadas?

¿Cuanto dinero cuestran una gafas graduadas de calidad?
Photo by Markus Spiske

Unas buenas monturas de un fabricante de renombre pueden costar unos 70 €. La opción más cara son los modelos exclusivos hechos de titanio, ya que pueden costar varios cientos de euros. En cuanto a las lentes, lo mejor es apostar por modelos con índice alto, ya que son bastante más finos que los modelos clásicos. Estas lentes cuestan entre 70 y 140 € por cada par.

Además, las gafas progresivas están cada vez más de moda. En función del rango de visión, pueden costar entre 200 y 400 €. Asimismo, cabe mencionar que las gafas graduadas pueden contar con cristales adicionales.

A día de hoy, los cristales antirreflectantes que pueden limitar los reflejos de luz gozan de un gran interés.

Además, en cualquier óptica de renombre puedes encontrar gafas graduadas con cristales adicionales que bloquean la luz azul del ordenador y los dispositivos móviles.

Si no cuentas con los ahorros suficientes para comprar unas gafas graduadas nuevas, recomendamos que eches un vistazo cuanto antes a la oferta de los prestamos rápidos online. Como decíamos en la introducción, invertir en la buena vista siempre sale rentable.

Carrito de compra